Tag

AmaWaterways

Browsing

La linea de cruceros de río, AmaWaterways, anunció que el 26 de Octubre del 2023 el AmaKristina navegará para atender exclusivamente al mercado de habla hispana. El crucero especial de siete noches “Colors of Provence” con toque latino, será organizado por un Director de Crucero bilingüe, quien brindará sesiones informativas en español.

AmaKristina. Imagen/AmaWaterways River Cruise.

Además, el crucero contará con un recorrido diario con guía de habla hispana, programas de crucero diarios en español, menús en español para el desayuno, el almuerzo y la cena, y dos noches de música de inspiración latina para acompañar el resto del entretenimiento a bordo del crucero.

“¡Esperamos dar pronto una vez más la bienvenida a bordo a nuestros huéspedes latinoamericanos!” dijo Kristin Karst, vicepresidenta ejecutiva y cofundadora de AmaWaterways. “Con un enfoque en una excelente cocina, recorridos inmersivos y un servicio personalizado para menos de 150 huéspedes a bordo, los cruceros por el río con AmaWaterways continúan capturando los corazones de los viajeros de todo el mundo”.

Cabina con doble balcón. Imagen/AmaWaterways River Cruise.

AmaKristina cuenta con amplias cabinas con balcones dobles, una pista para caminar en la terraza, bar en la piscina, un soleado salón principal y una flota de bicicletas de cortesía. El barco que tiene una capacidad para 156 pasajeros es hermano del AmaLea y el AmaSiena; recibirá a los viajeros latinoamericanos que embarcan en su viaje desde Lyon, la capital gastronómica de Francia a Aviñón, el corazón de Provenza.

Contarás con Wi-Fi de cortesía y entretenimiento por demanda en cada cabina con las películas recientes, una biblioteca de música y más. Incluido en tu tarifa de crucero, también puedes experimentar el restaurante de especialidades The Chef’s Table, una experiencia gastronómica íntima con un exquisito menú de degustación de varios platos. Se ofrecen vino, cerveza y refrescos de cortesía con el almuerzo y la cena, vino espumoso al desayuno, agua embotellada de cortesía todos los días en todas las cabinas y también disfrutarás de una hora de cóctel de cortesía Sip & Sail todos los días.

El panorama de cruceros en Europa se ve más alentador que en otras partes del mundo. En ese continente ya los cruceros empezaron a navegar mientras en toda América y el Caribe, todo parece indicar que no los veremos por un buen tiempo.

nickoVISION. Foto/Nicko River Cruise.

Producto de la pandemia del coronavirus, empezaron con muchas restricciones, con limitadísima capacidad de pasajeros y con viajes cortos, pero para la industria de viajes europea, representa una esperanza de que las cosas podrían empezar a mejorar pronto. Claro, todos estos planes son sujeto a que contengan los casos del coronavirus y sobre todo, que no haya nuevos brotes, algo hasta ahora muy difícil de predecir.

El más grande de todos en navegar ha sido hasta el momento el Mein Schiff 2, de la empresa alemana TUI Cruises. Hizo lo que llamaron un “Blue Cruise” porque solo fue travesía por mar desde Hamburgo, Alemania, hasta llegar casi a Noruega pero no paró en ningún puerto.

Distanciamiento social en AmaWaterways. Foto/AmaWaterways River Cruise

La travesía fue solo de tres noches. El barco es uno nuevo, estrenado en el 2019, con capacidad para 2,900 pasajeros, pero solo llevó 1,200. La empresa seguirá con su idea de reanudar cruceros poco a poco y los próximos serán los de Hapag-Lloyd, de la misma compañía, que navegarán inicialmente para pasajeros de Alemania, Austria y Suiza.

Pero además de estas opciones, son varias las líneas de crucero que ya están navegando o que lo harán próximamente. La primera de ellos de mar, fue Hurtigruten. La empresa noruega primero hizo uno local desde Bergen por los bellísimos fiordos y luego uno expedicionario por aguas internacionales. Otras compañías como CroisiEurope, o están ya viajando o lo harán próximamente.

Mein Schiff. Foto/TUI Cruises

En cuanto a los ríos son más numerosas las opciones aunque igualmente siguen siendo limitadas. El primero de todos fue el NickoVision, de Nicko Cruises, una empresa alemana. Por su parte AmaWaterways fue la primera de cruceros de río con base en Norteamérica, que navega allá. Fue en su AmaKristina, que tendrá varios viajes charters por Alemania. El barco con capacidad para 150 pasajeros, solo lleva 100 y se pusieron en vigor todas las medidas requeridas por la Unión Europea, entre otras entidades para garantizar la salud y seguridad de los viajeros y tripulantes. 

Distanciamiento social en AmaWaterways. Foto/AmaWaterways River Cruise

Además de establecer barreras de plexiglass en ciertas áreas públicas, tienen cuestionario de salud, uso de mascarillas y toma de temperatura, entre todas las medidas tomadas, además de ofrecer “room service”, servicio de comida en la cabina para quien lo prefiera. 

Si se fijan, las medidas tomadas en casi todos los barcos son muy similares entre sí, aunque algunos tendrán más equipos sofisticados o más restricciones. Casi todos tendrán un oficial de salud pública a bordo. Sin embargo, estos ejemplos que hemos descrito aquí marcan tal vez el esperado comienzo para la industria de cruceros, paralizados desde marzo por la pandemia del coronavirus COVID-19.

Amadagio, uno de los barcos de Amawaterways/Foto: Gregorio Mayí

Este año están rompiendo records los estrenos de barcos de río. La mayoría de ellos navegarán por Europa, un mercado que cada vez atrae más la atención. No es casualidad, las bellezas de la zona, lo variado del itinerario, el que están disponibles casi todo el año y las comodidades de los nuevos barcos son “culpables” de la tendencia en la industria de cruceros que parece llegó para quedarse.
Interior Amadagio/Foto: Gregorio Mayí

Las opciones son muy diversas y las ventajas casi infinitas. Este tipo de viaje tiene grandes atractivos y no hay dudas que del tema estaremos escribiendo todo el año. Para que identifiques si ese es el tipo de viaje que estás buscando, aquí te presento las características que he encontrado en la mayoría de viajeros de barcos fluviales:

Disfrutando la travesia/Foto: Gregorio Mayí

  • Son experimentados.Saben viajar, han visto muchos destinos y buscan experiencias distintas, más exclusivas.
    Paisajes desde un crucero de río/Foto: Gregorio Mayí
  • Buscan entretenimiento relajado.Si quieres estar fiestando en bares y discotecas de los barcos hasta altas horas de la noche, esta no es la opción para ti. La realidad es que hay presentaciones artísticas, a veces música en vivo, o grupos de las regiones visitadas, pero es limitado. No encontrarás los impresionantes espectáculos estilo Broadway.
    Bernkastel, Alemania/Foto: Gregorio Mayí
  • Están enfocados en destinos más que en el barco.Si te interesa descubrir lugares históricos, disfrutar paseando en bicicletas tranquilamente por ciudades europeas, te gustan los pueblos pequeños y disfrutas de hablar y compartir con locales, también a ti te gustarán.
    Celebración en cubierta/Foto: Gregorio Mayí
  • Gustan del buen comer pero no necesitan ir a un restaurante distinto todos los días.Estos barcos que son pequeños, en su mayoría tienen solamente un par de restaurantes. La comida es muy buena y por lo regular incluyen vinos y otras bebidas, pero no compara en cantidad de opciones con la de barcos de mar.
  • Disfrutan de una buena conversación y conferencias educativas. Muchos barcos incluyen expertos en temas como historia, fotografías, vinos y arte. En ellos no encontrarás amenidades y atracciones como paredes de escalar, numerosas piscinas, cines, teatros y bowling. Típicamente tienen pequeña biblioteca, gimnasio pequeño, piscina pequeña, juegos de mesa y algunos servicios de spa
  • Prefieren viajar en pareja y en grupos pequeños.La capacidad máxima es usualmente de menos de 200 personas, así que se comparte y se conversa con otros pasajeros casi desde el primer día.
    Gimnasio en el Amadagio/Foto: Gregorio Mayí
  • Son adultos activos, usualmente de más de 50 años con predominio de retirados.  A diferencia de los que van por mar, estos barcos no tienen buenas facilidades para pasajeros con impedimentos motores, y la mayoría de las excursiones requieren caminatas largas, sin acceso a sillas de rueda. No es usual encontrar niños en estos barcos y la mayoría no tienen facilidades ni entretenimiento para ellos.

[ad name=”Google Adsense-1″]

Foto Gregorio Mayí.

Ya estamos navegando en el AmaDagio de los AmaWaterways. El itinerario espectacular, que nos dijeron es ideal para los amantes del vino parece llenará las expectativas de todos los que buscan el encanto de los ríos europeos y sus alrededores.
Empezamos con buen pie. Un “overnight” en la hermosa ciudad de Amsterdam nos permitió recorrerla de noche por un buen rato, y ver la zona que ha hecho tan famosa la ciudad como sus monumentos y bellezas naturales. Se trata de la Zona Roja, no apta para menores, donde las mujeres, las sustancias prohibidas y el desenfreno se apoderan de las calles para atraer miles de turistas. Unos tras pura curiosidad, otros para probar los placeres, pero sea cual sea la razón, todos quieren verla. En los numerosos “Coffee Shops” que hay allí, los mayores de 18 años pueden comprar hasta 5 gramos de marihuana y otras sustancias en los locales que se hallan bajo el control legal e impositivo del gobierno holandés
Al otro día que iba a empezar la navegación, el barco ofrecía un tour gratuito por los canales de Amsterdam, otras de las atracciones imperdibles de la ciudad que cuenta con cientos de canales y puentes. El nombre de Amsterdam, que es la capital de Holanda,  significa el “dique del Amstel”,
Con un “City Tour” también incluído, el paseo de medio día complació a los asistentes que dieron un vistazo a los principales edificios de la ciudad, muchos de los cuales tienen una rica arquitectura barroca. Los museos entre los que se encuentran el Rijksmuseum, el de Van Gogh y el de Ana Frank hubo que dejarlos para la próxima visita. Se pudo ver por un rato el precioso Bloemenmarket o Mercado de Flores, donde los tuliplanes abundaban ya que estamos en la temporada perfecta para ver esta fiesta de colores que ofrece esta típica flor.
Aproveché con otros pasajeros para visitar Zaanse Schans en uno de los trenes que sale de la Estación Central de la ciudad, ubicada a pocos minutos del puerto. Nos tomó 20 minutos y seis euros ida y vuelta por persona llegar a esta villa que tiene  molinos y fábricas, una de quesos donde hacen degustación y puedes comprar a tu antojo, y otra de los famosos zapatos zuecos holandeses. Hechos en madera, estos emblemáticos zapatos son símbolos del país y los hacen en minutos ante tus ojos. Es un proceso a máquina, porque si lo hacen a mano tarda varias horas cada par.  Para ver todo esto no tienes que pagar entrada, excepto si quieres ver el interior de uno de los molinos.
De vuelta al puerto, que como todos los que visitaremos  está ubicado en plena ciudad,  tuvimos el drill o simulacro de emergencia en cubierta y empezó la navegación, primero por el Canal del Rin hasta llegar al Rio Rin, y de ahi continuar hasta Colonia, Alemania, la segunda ciudad a visitar.  Estaremos casi 24 horas navegando, por lo que es buen momento para compartir con los otros pasajeros, ir a la “fiesta de los 60” y ponernos al día en internet.